Comidas Colombianas

Colombia es un país con una gran extensión territorial, con una historia de mezcla étnica, lucha por su identidad y mucha hermandad. Se caracteriza además por su gente carismática y amable, por ser un país con una gran diversidad de flora y fauna, así como su diversidad culinaria de acuerdo a la región.

Se puede afirmar que la cocina colombiana se caracteriza por la variedad de sus productos y la facilidad de ser adquirida para su consumo.

Acompañados

Sopas

Al ser una zona extensa, como hemos mencionado previamente, la preparación de los platillos varía de acuerdo a las regiones y más aún, varían de acuerdo a los municipios. Entre los platillos más populares están las diferentes variantes del sancocho, como el sancocho de mondongo, el de costilla, el de guandú con carne salada, de pescado, de mariscos, de tortuga, entre otras especies.

También es común consumir pescado frito. Al ser una región cercana al mar, los productos marítimos son muy comunes. Los pescados más consumidos son la mojarra, la sierra y el bagre. Éstas especies (así como muchas otras), tras su recolección pesquera, se comercian ampliamente para todos los gustos culinarios. Se fríen entero y se sirven acompañados de arroz, vino del agua, frijoles, ensalada y plátano frito.

Comidas

Bebidas

Postres

Comida colombiana y su influencia

La comida colombiana es tan variada y exquisita que se han creado organizaciones dedicadas únicamente a destacar el talento de exportación de la gastronomía de la nación. Colombia es el destino de moda en el mundo. Según la Organización Mundial del Turismo, el país crece a un ritmo de 12%, equivalente al doble del turismo mundial (6%). Si se voltea la mirada a lo que pasa en el área gastronómica, es similar el escenario.

La movida actual de la gastronomía colombiana lleva tal marcha que libros de cocina tradicional reconocidos en los Gourmand World Cookbook Awards (premios que galardonan lo mejor de la cocina), chefs de proyección internacional, un restaurante en la lista de los mejores del mundo, festivales por doquier y, por supuesto, el auge de tours de inmersión por los sabores y saberes que mueven a Colombia.

Una de las primeras marcas en apostar por la dinámica de los recorridos gastronómicos como idea de negocio fue “foodies Colombia”. Su fundadora, una mujer emprendedora llamada María Gutiérrez tomó los lugares y los platillos más icónicos de Cartagena y Bogotá, lugares muy representativos de la culinaria colombiana para hilarlos en paseos delirantes, llenos de historia e interacción con sus propios protagonistas.

María reseña: “Es hacer turismo cultural a través de la comida, que es una forma deliciosa de conocer un territorio, su cultura, su patrimonio y su gente”.

Formada como publicista y con experiencias en multinacionales y restaurantes, Gutiérrez no solo busca promover los productos, técnicas y platos, sino brindar la oportunidad para que comensales interactúen con cocineros, sommeliers, baristas y promotores culinarios.

Más del 90% de quienes se anotan en los 30 paseos gastronómicos son extranjeros. El resto son entusiastas colombianos que aplauden y celebran estas experiencias que rompen con la rutina.