La mejor Tarta de Queso del mundo

La mejor Tarta de Queso del mundo

¡Hola otra vez!

Si os gusta la tarta de queso, a partir de hoy os va a gustar mucho más leerme. I promise.

Sinceramente, no sé cómo explicaros lo que siento por esta receta, por la tarta de queso resultante de seguir los pasos de esta receta…

Os pongo en situación. Hace un par de veranos (verano 2013) probé una de las mejores tartas de queso que había probado nunca. ¿Dónde? Pues en “Felipe”, un bar en el pueblo de mi chico, un pueblo de 600 habitantes en la provincia de Albacete… Sé lo que estáis pensando, y sí, se pueden encontrar las cosas más maravillosas en los lugares más inesperados e inhóspitos.

Entonces claro, yo quería comer esa tarta de queso siempre que quisiera. Mi plan era encontrar la receta que más se le acercase, buscar y buscar hasta encontrar la mejor tarta de queso del mundo y así poder hacerla siempre que se me antojara.

Pues después de buscar, probar, fallar, volver a probar… POR FIN. LLEGÓ EL MOMENTO. LA ENCONTRÉ. Y estoy orgullosa de ello sí, no soy una persona muy perseverante que digamos, pero si se trata de tarta de queso la cosa cambia… La tarta de queso es uno de mis postres preferidos, junto con el arroz con leche. De ahí esa obsesión.

He conseguido encontrar la tarta de queso perfecta, con el dulzor perfecto, suave, cremosa… Sin palabras.

Por otra parte, hace un tiempo me encapriché de un molde para mini cheesecakes que vi en Amazon, así que se lo dije a Alberto (segunda vez que te menciono ya en este post, estás cogiendo protagonismo así a lo tonto eh…) y como soy una chica suertuda, resulta que me lo regaló!! Y claro, yo más feliz que una perdiz versión 2.0 y tampoco pude esperar mucho para estrenarlo. Siempre había hecho la tarta de queso en un molde redondo desmontable de unos 27 cm de diámetro, pero ésta era mi oportunidad… Aunque vosotros podéis hacerla en el molde que queráis, obviamente.

Bueno venga va, no os haré esperar más que sé que estáis impacientes.

He aquí LA receta:

AVISO: en esta receta se usa la Thermomix, pero si no tienes también se puede hacer sin ella. No hay por qué preocuparse.

INGREDIENTES (receta de Ángela Gómez):

Para la base:

  • 1 paquete de galletas María
  • 90 g de mantequilla

Para el relleno:

  • 350 g de queso tipo Philadelphia (no light)
  • 100 g de leche condensada
  • 4 hojas de gelatina
  • 400 g de nata para montar
  • Unas 8 o 10 cucharadas soperas de azúcar según el dulzor que deseemos

 Para la decoración:

  • La mermelada que más nos guste (a mí para esta tarta, la que más me gusta es la mermelada de fresa de la marca Hero)

1) Ponemos las hojas de gelatina a hidratar en agua muy fría unos 10 min.

2) Mientras, preparamos la base. Derretimos la mantequilla en el microondas. Trituramos las galletas. Mezclamos mantequilla y galletas hasta obtener una mezcla granulosa de galletas.

3) Engrasamos el molde que vayamos a usar, ponemos el contenido de la base y expandimos bien, de manera uniforme. Ahora podemos:

           -Meter al horno precalentado a 180º unos 10 minutos o hasta que veamos que la base se ha dorado un poquito. Con esto conseguiremos que se quede más crujiente.

           -Meter directamente al frigo.

4) En el vaso de la Thermomix ponemos la mitad del queso y las hojas de gelatina ya hidratadas y escurridas. Programamos 2 minutos, temperatura 60º, velocidad 2 y ½.

-Si no tenemos Thermomix, ponemos la mitad del queso y la gelatina hidratada y escurrida en un cazo a calentarse, con el fuego no muy fuerte y, cuando se disuelva la gelatina por el efecto del calor, retiramos. Obtendremos una mezcla líquida.

5) A esa mezcla de queso y gelatina, que ya será una mezcla homogénea, le añadimos el resto del queso y la leche condensada. En la Thermomix programaremos 30 segundos, velocidad 3.

-Si no tenemos Thermomix, simplemente añadimos a la mezcla caliente del cazo el resto del queso y la leche condensada y removemos hasta que se haga homogéneo.

6) Toda esa mezcla la reservamos hasta nuevo aviso.

7) Ahora, lo que hacemos es montar la nata. La nata tiene que estar MUY fría, incluso el bol y las varillas que vayamos a usar también sería conveniente que estuviesen fríos. Empezamos a montar con las varillas y cuando la nata vaya espesando, vamos añadiendo las 8 o 10 cucharadas soperas de azúcar, al gusto.

8) Una vez tengamos la nata montada, le añadimos a ésta la otra mezcla que teníamos reservada, poco a poco. Vamos integrando con movimientos envolventes hasta que se haya mezclado todo bien.

9) Esa mezcla resultante la pondremos en el molde y meteremos a la nevera a enfriar como mínimo una noche.

10) Al día siguiente le ponemos la mermelada por encima y ya podemos desmoldar, a degustar y A COMER!!!!

Está ESPECTACULAR.

Espero que me contéis qué tal.

Hasta la próxima.

Un saludo de la obsesa de las tartas de queso. 

0/5 (0 Reviews)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.