Mini Cheesecakes de Nutella: explosión de sabor y de suavidad

Mini Cheesecakes de Nutella: explosión de sabor y de suavidad

Hay infinidad de posibilidades a la hora de hacer una cheesecake o, en este caso, mini cheesecakes, que son todavía más cuquis si puede ser. Éstas son de Nutella, y son maravillosas.

Como algunos habréis visto en mis redes sociales (Instagram y Facebook), me hice con un bote de 3 kg de Nutella y bueno, obviamente no podía tardar mucho en estrenarlo, así que esa misma tarde hice estas mini tartitas de queso con un porrón de Nutella.

Vamos a ver cómo hacerlas. Obviamente, vamos a poder usar el molde que queramos, siempre y cuando nos quepa la masa de la tarta en él, claro.

Ingredientes:

  • 750g de queso tipo Philadephia (no puede ser light)
  • 30g de harina
  • 4 huevos M
  • 160g de azúcar moreno
  • 60ml de nata para montar
  • 400g de Nutella
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Precalentamos el horno a 180º y engrasamos el molde que vayamos a usar.

Con una batidora de varillas, vamos a mezclar en primer lugar el queso con la Nutella, la harina y el azúcar hasta que la mezcla sea homogénea. Ahora, añadimos los huevos uno a uno, incorporando bien uno antes de añadir el otro. Por último, echamos la nata y el extracto de vainilla y volvemos a batir hasta que obtengamos una masa sin grumos y homogénea.

Echamos la masa en el molde que vayamos a usar y metemos al horno. Hornearemos unos 15 min a 180º y después bajaremos la temperatura a 120º y dejamos que se hornee durante unos 60 o 70 min más, hasta que veamos que movemos el molde y sólo se mueve un poco el centro de la tarta. En mi caso, como eran moldes chiquititos y la cantidad en cada cavidad era más pequeña, yo reduje los tiempos acorde al tamaño, pero si vais a hacer una sola tarta en un molde grande seguid estos tiempos que os acabo de poner.

Una vez ya esté, sacamos del horno y dejamos templar, y cuando ya esté a temperatura ambiente pasamos un cuchillo por los bordes para que no se resquebraje la superficie una vez se enfríe. Después, metemos al frigo durante toda la noche y al día siguiente podemos decorar por encima con más Nutella y unas cuantas avellanas, como veis en las fotos.

Es muy fácil, ¿verdad? Lo malo que tienen las tartas de queso es que hay que esperar al día siguiente para comérselas, pero vamos que es lo único!!!

Espero que os guste y que la hagáis.

¡Hasta la próxima!

0/5 (0 Reviews)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.